Los inpermanentes tienen nuevo blog: Cuerpos, pasiones y deseos: extravíos filosóficos

Revisen el blog de los inpermanentes donde pueden encontrar dos textos recientes:

Deseo y Libertad en Spinoza (Mariela Oliva Ríos)

Deseo y Libertad en Spinoza[i]
“Un amor eterno no es un amor sin historia. Es un amor que no es aniquilado por su historia,
sino que ésta lo prolonga…
 No hay sabiduría sin felicidad, y no hay felicidad sin amor propio”
André Comte- SponVille
 Sobre el Cuerpo, Apuntes para una Filosofía de la Fragilidad

La filosofía de Spinoza durante la mayor parte del siglo siguiente a la publicación de su obra póstuma (1677) será leída propiamente como un pensamiento anti-religioso al que hay que oponerse, sea porque sus obras inspiran al demonio y a la negación del perdón divino o porque escribir sobre él y su pensamiento requiera el ocultamiento o el disimulo, el tener las precauciones debidas como si se tratase del intento por cometer un crimen; así mismo de manera subterránea –entre círculos libertinos- contribuyó a la conformación del pensamiento ilustrado francés antes de la revolución, siendo fuente de inspiración para las ideas políticas del radicalismo republicano. Prueba de tal distancia interpretativa es la historia de la difusión de L’esprit de Monsieur Benoit de Spinoza, texto secreto conocido en sucesivas ediciones como “Tratado de los tres impostores”; se trata de un manuscrito anónimo de la cultura clandestina que forjó la ilustración radical de los siglos XVII y XVIII, concebido como un compendio de ideas anti-eclesiásticas y anti-absolutistas[1].

Ver texto completo en:

http://cuerpospasionesydeseos.blogspot.com/2012/02/deseo-y-libertad-en-spinoza-mariela.html

Cuerpo y deseo: el camino a la prudencia (Bily López)

I El problema

El cuerpo ha sido para el discurso filosófico occidental uno de sus más grandes extravíos. Durante más de veinte siglos fue concebido como un peligro, una zozobra, un temblor que con su fuerza es capaz de derribar tranquilas certezas conceptuales, sólidas realidades ideales, y trémulas voluntades racionales. El cuerpo desatador de pasiones, colmador de deseos, fuente de trivialidades y apetencias obnubilantes del conocimiento. El cuerpo-carne, el cuerpo-bestia, el cuerpo-irracionalidad. Por ello, la tradición filosófica, salvo contadas excepciones, se encargó de petrificarlo y socavarlo mediante un sinnúmero de prácticas y estrategias encaminadas a su control, disimulo o negación, incluso, mediante su mera forma de enunciación: soma-sema: cuerpo-tumba.

Ver texto completo en:

http://cuerpospasionesydeseos.blogspot.com/2012/01/i-el-problema-el-cuerpo-ha-sido-para.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s